Evo MoralesLA PAZ, Bolivia. El presidente Evo Morales desmintió el sábado en la tarde su propia muerte después de que la cuenta en Twitter de la televisora estatal fuera vulnerada por piratas informáticos.

“Estamos vivos, no hubo ningún accidente, lamento que algunos opositores me accidenten, faltaría que me maten para decir que no habrá elecciones. Siento que hay miedo en los opositores y tratan de confundir”, dijo en una rueda de prensa desde el Chapare, en el centro del país, donde jugaba un partido de fútbol con dirigentes cocaleros.

El mandatario acusó a los opositores pero nadie se atribuyó el tuit adjudicado a Bolivia TV y a una televisora privada y desde el que se anunció que “fuentes oficiales confirman el intento de asesinato contra el presidente Evo Morales. Se encuentra en grave estado”.

Es la segunda vez que hackean una cuenta en la semana en relación con las elecciones. En días pasados fue vulnerada la cuenta del diario El Deber, uno de los más importantes del país, para informar que el candidato de la oposición Jorge Quiroga había renunciado para favorecer al principal contendiente de Morales, el empresario de centroderecha Samuel Doria Medina que lidera la alianza Unidad Democrática (UD).

Morales partió el sábado por la mañana en una caravana acompañado de periodistas hacia el Chapare, 280 kilómetros al este de La Paz, la región donde el mandatario lideró por una década a los cocaleros antes de saltar a la política.

Allí tiene su casa y sembradíos entre ellos coca y es donde sufraga en cada elección acompañado de dirigentes cocaleros.

Morales es favorito a ganar un tercer mandato en las elecciones del domingo.

Más temprano, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia anunció que todo está listo para las elecciones y dijo que hay un ambiente de calma y tranquilidad en todo el país.