peruanoPerú.- La llegada a Perú del detenido Rodolfo Orellana, presunto cabecilla de una mafia de lavado de activos, ha generado la necesidad de adoptar una serie de medidas de seguridad para la fiscal que lo procesará y para que no evite ir a la cárcel, según explicó hoy el ministro del Interior, Daniel Urresti.

Orellana llegó hoy a Lima expulsado de Colombia, después de haber sido detenido ayer en la ciudad de Cali en una operación conjunta de la policía de ambos países, la DEA y la Interpol.