orlandoLa noche de ayer no pasará como una más en la historia de la NCAA, al menos para los dominicanos.

La del viernes 14 de noviembre fue la primera fecha en la que un técnico criollo dirigió un partido oficial del principal laboratorio del básquet del planeta, cuando Orlando Antigua estuvo en el banquillo de los Bulls de la Universidad del Sur de la Florida se midieron a Flagler College.

Antigua se estrenó con una victoria el sábado sobre IU Pennsylvania (77-72) en el único partido de exhibición que jugó su equipo con sede en Tampa.

Como asistente de las universidades de Pittsburgh, Memphis y Kentucky el también técnico del seleccionado nacional tuvo marca de 266-67, incluyendo el título de 2012.

Pero en Florida el ex Trotamundos no estará expuestos a decenas de cámaras y las alfombras rojas por las que acostumbraba a pasar como mano derecha de John Calipari en los Wildcats. Nehemías Morillo será el jugador dominicano a seguir bajo la dirección de Antigua.

Si bien Antigua llega con un contrato de más de US$5 millones y cinco años, el presupuesto de esta academia es de US$4.3 millones para el curso 2014-2015, en el puesto 78 entre los equipos de nivel uno, lejos de los US$15.6 millones de la que más invierte (la Louisville de Rick Pitino) o de su exempleador (Kentucky, US$13,6 millones).

La jornada tuvo otro capítulo interesante con el debut de Karl Towns Jr., quien entra a la liga con una cotización tan alta como sus siete pies.

En una campaña que verá el estreno de un núcleo prometedor de jugadores criollos, Towns Jr., encabeza el pelotón al llegar con la proyección de que dará el salto a la NBA el próximo verano y sería escogido entre uno de los primeros cinco lugares.