Fabricante de camisetas

Pedro Pablo Mosquea asegura que su meta para el 2015 es seguir creciendo en conocimientos, finanzas y en la creación de empleos, porque las cosas se pueden, pero trabajando.

Ha tomado tres préstamos de Banca Solidaria con los que ha sacado su taller de la sala de su casa, y construyó el localdonde hoy funciona Confecciones Pablo, el cual semanalmente produce mil unidades de camisetas, de cuello redondo y tipo V.

Asegura que su negocio ha crecido bastante, tras tomar el primer préstamo de 25 mil pesos. “Nadie me saca de ahí, mire yo me emociono”. Dijo que gracias a ese primer préstamo lo llaman de todos los bancos.

Pedro Pablo Mosquea sostiene que la comodidad de la tasa de menos de un uno por ciento, le permitió pagar en un año su préstamo;  luego Banca Solidaria le facilitó un segundo empréstito de 67 mil, y, como buen cliente, la entidad le otorgó una última prestación de 150 mil pesos.

Durante su participación en el matutino Ojalá, por el Canal 4, Mosquea estuvo acompañado por Luz María Báez y Beatríz Rodríguez, empleadas de su taller, quienes al igual que él, trabajaron por más de dos décadas en empresas de zonas francas.

“Banca Solidaria está ayudando al gobierno a que la gente no esté desempleada en los barrios”, resalta Pedro Pablo Mosquea, quien se muestra orgulloso por el avance que ha tenido, ya que cuando era empleado decía que con 3 o 4 máquinas podía crecer.

De su lado, Beatríz Rodríguez indica que Banca Solidaria le abrió las puertas a Mosquea y “él me las abrió a mí”.