Barco cargado de refugiadosCORIGLIANO CALABRO, Italia. Un barco de carga abandonado por su tripulación con 359 refugiados sirios a bordo fue remolcado a tierra este sábado, en el segundo rescate de este tipo esta semana, lo que provocó llamados a una acción más firme de parte de la Unión Europea frente a las nuevas tácticas de los traficantes de personas.

El Ezadeen, navío con bandera de Sierra Leona, que había salido de Turquía, atracó en el puerto de Corigliano Calabro, en el sur de Italia.

Los pasajeros, incluidos 62 menores, estaban en buena condición y fueron transferidos a centros de inmigración y hogares de acogida en Italia, según información de guardacostas y de la policía.

El desvencijado barco, que tenía licencia sólo para el transporte de ganado, estaba abarrotado de contenedores de acero, sillas rotas, pilas de basura, ropa y otros elementos.

El miércoles, unos 800 migrantes, en su mayoría sirios, fueron rescatados de otro “barco fantasma”, que tenía bandera de Moldavia y que también fue abandonado en el mar.

Debido a la guerra civil en Siria, en 2014 se disparó el número de personas que intentaron cruzar el Mediterráneo. A fines de noviembre llegaron por mar unas 160.000 personas a Italia. Otras miles se ahogaron.

En general se usan botes pequeños en los viajes. Pero en los últimos meses los contrabandistas han optado por barcos de carga para llevar grandes grupos desde puertos en Turquía o Egipto, según funcionarios de Italia y Naciones Unidas.

“Los contrabandistas están encontrando nuevas rutas a Europa y están empleando métodos nuevos para aprovecharse de personas desesperadas”, dijo Dimitris Avramopoulos, Comisario para Migración de la UE.

“Estos eventos ponen de manifiesto la necesidad de una acción de toda la UE, que sea decidida y coordinada”, agregó.

Avramopoulos dijo que la UE está preparando un nuevo plan de migración que se presentaría “a su debido tiempo” y que haría del combate contra el tráfico de personas una prioridad.

Pero el alto número de migrantes, el costo del patrullaje en el mar y las discrepancias dentro de la UE sobre como repartirse la carga dificultan los esfuerzos.

Recientemente, Italia retiró su costosa operación de búsqueda y rescate Mare Nostrum, que fue reemplazada por una misión conjunta más pequeña de la UE, pero políticos de Italia y funcionarios de la ONU aseguran que se requieren más esfuerzos.

“Europa tiene que despertar y tomar el tráfico (de personas) como una prioridad”, dijo Sergio Divina, político de la Liga Norte, partido anti inmigración.

Paola Fabris, funcionaria de la policía, dijo que las autoridades italianas creen que la tripulación abandonó el barco usando botes salvavidas tras dejarlo en piloto automático.