maduroRIAD-CARACAS. Preocupado por la estrepitosa caída del precio del crudo y su impacto en la economía venezolana, Nicolás Maduro viajó a Medio Oriente y en una reunión con el príncipe heredero saudí, logró coordinar acciones para apuntalar el mercado energético, dijo ese domingo la delegación venezolana.

Maduro se encuentra de gira en Oriente Medio por varios países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para discutir el desplome de los precios del petróleo, que esta semana cedieron a un nuevo mínimo por debajo de los 50 dólares el barril, castigando a la economía venezolana, dependiente de las exportaciones de crudo.

De acuerdo con un comunicado difundido por el Gobierno venezolano en Caracas, en la reunión entre los líderes saudí y venezolano “se acordó trabajar para recuperar el mercado y los precios del petróleo con políticas de Estado entre dos potencias energéticas”. No se dieron a conocer detalles sobre medidas específicas.

El ministro de Economía y Finanzas venezolano, Marco Torres, comentó que la visita de Maduro a Arabia Saudita tuvo “importantes” resultados para la estrategia venezolana en defensa del precio del barril petrolero.

La delegación saudí en la reunión incluyó al príncipe heredero Salman, al ministro del Petróleo, Ali al-Naimi, y a varios miembros de la realeza, incluyendo al príncipe Muqrin Bin Abdulaziz, segundo en la línea de sucesión al trono, el jefe de inteligencia, el príncipe Khaled bin Bandar, reportó previamente la agencia oficial de noticias saudí.

El príncipe heredero representó a su padre, el Rey Abdullah, que está hospitalizado por una presunta afección respiratoria.

Maduro planteó la necesidad de defender el precio del crudo, a pesar de que Arabia Saudita, el mayor productor mundial de petróleo, ha rechazado recortar la producción de la OPEP, en una estrategia para desestimular la extracción del petróleo no convencional, mediante el llamado mecanismo de “fracking”.

El reporte saudí tampoco ofreció detalles del encuentro y ni Maduro ni su delegación hicieron comentarios sobre las conversaciones. El sábado último, Irán prometió ayudar a Venezuela a frenar el derrumbe del mercado del crudo.

Tras culminar su visita a Arabia Saudita, Maduro partió hacia Qatar y más adelante visitará Argelia.

Maduro alertó que entre junio y diciembre de 2014 el precio del barril petrolero descendió 40 por ciento y atribuyó la caída a la sobreoferta en el mercado de petróleo de lulitas, que produce Estados Unidos mediante el “fracking”.

La economía venezolana se contrajo en los primeros tres trimestres del 2014 y sus reservas internacionales se han deteriorado ante la caída del crudo a casi la mitad del valor de junio del 2014.

El declive ha generado preocupaciones de que Venezuela pueda incumplir con el pago de sus bonos, lo que en cambio ha impulsado los rendimientos de su deuda al nivel más alto para una economía emergente. Maduro ha negado que su país vaya a caer en una cesación de pagos.