Dream Casinos Corporation

El juez Eduardo Sánchez Ortiz, de la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, fue instado hoy a inhibirse de conocer un  recurso de apelación mediante el cual uno de los ex accionistas de la empresa Dream Casinos persigue obtener su libertad.

El pedido a Sánchez Ortiz le fue hecho por Fernando Báez Guerrero, gerente de operaciones de la empresa, quien denunció la existencia de una alegada trama para  poner en libertad a Antonio Carbone, contra quien la juez  de Atención Permanente, Margarita Cristo Cristo, dictó un año de prisión preventiva, por un intento de homicidio en su contra.

Báez Guerrero sostuvo que el Juez Sánchez Ortiz no puede conocer el recurso, porque es hermano del coronel Félix Orlando Sánchez Ortiz, quien hasta hace poco era guardaespaldas de Carbone.

“Yo solicito públicamente la inhibición del juez Eduardo Sánchez Ortiz en el conocimiento de la apelación de Carbone, por algo muy sencillo: El hermano de él (del juez Sánchez Ortiz), el coronel  Félix Orlando Sánchez Ortiz, fue el guardaespaldas de Antonio Carbone cuando se desempeñaba como administrador de esta empresa”, sostuvo Báez Guerrero.

Dijo que en ese entonces, el coronel Sánchez Ortiz era quien se ocupaba de la avanzada de Antonio Carbone, razón por lo que entiende que no es justo que sea precisamente su hermano quien ahora pretenda conocer un recurso de apelación a favor de éste.

La medida de coerción de un año de prisión en la Cárcel de La Victoria le fue impuesto a Carbone luego que fuera  apresado por la Fiscalía del Distrito Nacional, por el fallido intento de asesinato contra Báez Guerrero mediante la quema de su carro con una bomba molotov, durante hecho ocurrido el primero de diciembre del año pasado, en  la avenida Enriquillo, número 21 del sector Cacicazgos.

Contra Carbone y su hermano Franceso, éste último con una orden de captura, existen varias querellas en la Fiscalía del Distrito Nacional y otras instancias judiciales, entre ellas una del señor Juan Isidro Ifante, testigo en el caso de Báez Guerrero, a quien habrían amenazado de muerte para que no testificara en audiencia.

También, otra querella interpuesta por el aguacil Carlos Manuel Mitivier, quien lo  acusa junto al abogado Pedro Antonio Domínguez Brito, de planificar a sus espaldas acciones reñidas con la ley que pusieron en peligro su vida, cuando alegadamente organizaron  una turba sin su consentimiento para que lo ayudara en un embargo que iba a ejecutar en uno de los casinos del grupo Dream.

Báez Guerrero declaró que contra Carbone y su hermano también hay depositada una querella por parte del presidente de Dream Casinos, Andrew Maichael Pajak, quien con lo acusa de desfalco en contra de la empresa.