El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi saluda al salir del instituto Sacra Famiglia en Cesano Boscone, cerca de Milán, Italia, el viernes 6 de marzo de 2015.MILAN. El ex primer ministro Silvio Berlusconi completó su servicio comunitario en una sala para atender a enfermos de Alzheimer como parte de una sentencia por fraude fiscal.

Berlusconi, quien fue primer ministro de Italia en tres períodos, no hizo declaraciones al salir del centro Sacra Famiglia este viernes, en su último servicio de cuatro horas semanales.

Rápidamente regresó a la política, reuniéndose horas después con el líder del partido antiinmigración Liga Norte ahora que la facción política de centro derecha comienza a parar sus antenas para las elecciones regionales de mayo.

Pero las batallas legales de Berlusconi no se han terminado. El máximo tribunal italiano decidirá la próxima semana si lo absuelve por el cargo que enfrenta tras haber pagado para tener sexo con una prostituta menor de edad y usar su poder para ocultar el delito. También está bajo investigación en Milán por corrupción política por supuestamente haber pagado a los testigos en ese caso.