antonio marte

El Partido Primero la Gente (MPG) planteó que se hace impostergable  aplicar un significativo aumento salarial en República Dominicana tanto en el sector público como en el privado, porque la población ha quedado sin poder de compra y de consumo.

El presidente del partido, Antonio Marte, dijo que no posible continuar negándose a llegar a un acuerdo para resolver el problema de la falta de dinero que tiene la gente,  enfrentar la brecha entre las clases económicas y la desigualdad de sueldos entre quienes perciben un empleo de ejecutivos y los que son trabajadores.

“La población no tiene poder de compra, con el alza precio que ha habido en varios productos y servicios, la gente está imposibilitada de satisfacer sus necesidades primarias”, precisó.

Dijo que la ciudadanía no cesa de quejarse por no tener dinero para  comer, estudiar, adquirir medicamentos, asistir al médico, y cuando una sociedad no tiene dinero ni para alimentarse, entiende que no vale la pena levantarse a trabajar.

Expresó que el último incremento en los precios del pan deja a la gente con el problema de tener que buscar más dinero para el desayuno y la cena de la familia.

El político y empresario señaló que esto está perjudicando tanto a la ciudadanía, como a los comerciantes y a los transportistas, y es un fenómeno que va a afectar a todo el país, debido a que ´la economía se estanca cuando las personas no tienen recursos para hacerle frente a los gastos del hogar  y menos para pagar un transporte de pasajero.

Marte cuestionó la facilidad con que funcionarios del Gobierno se incrementan los sueldos, alegando reajuste por inflación, compensación por la canasta familiar, mientras que la mayoría de los dominicanos, que son los pobres, pasan toda una vida trabajando por sueldos de miseria.

Exhortó a los distintos sectores a sentarse a negociar un aumento de salario real, que se corresponda con los niveles de gastos que tienen los ciudadanos, porque la realidad es que las personas agonizan por no tener dinero para asumir la carga de impuestos, el alto costo de los servicios y los elevados precios de los productos alimenticios.