Rafael NadalMONACO. Rafael Nadal está de vuelta en su superficie favorita. El tenista español, que tiene récord de 16-5 esta temporada, tuvo un inicio ideal en el Masters de Montecarlo al arrollar el miércoles 6-2, 6-1 a Lucas Pouille en un duelo por la segunda ronda.

Nadal ganó ocho títulos consecutivos de Montecarlo entre 2005-12, pero llega al torneo de este año con dudas en su juego y tras caer al quinto puesto en el ranking mundial. Ahora, el llamado “Rey de la Arcilla” empieza la temporada europea en esta superficie, con la meta de afinar su desempeño de cara al Abierto de Francia.

Nadal fue eliminado en los cuartos de final del Abierto de Australia, luego ganó el título en Buenos Aires, pero tuvo dificultades en las canchas duras en Indian Wells y Miami.

Después de perder ante Fernando Verdasco en Miami, Nadal regresó a Mallorca para practicar.

El español, ganador de 14 títulos de Grand Slam, no tuvo problemas para despachar a un oponente de 21 años que entró al cuadro como wild card. Cometió apenas cinco errores no forzados y no encaró un solo punto de quiebre.

La arcilla también fue beneficiosa para Stanislas Wawrinka, quien consiguió su primer título de un torneo Masters el año pasado en este mismo escenario. El séptimo preclasificado dominó 6-1, 6-4 al argentino Juan Mónaco para avanzar a la tercera ronda.

Wawrinka ganó 15 de los 20 primeros puntos, y quebró el saque de Mónaco en dos ocasiones para irse arriba 5-1 en el primer set.

El suizo llegó a Montecarlo después de ser eliminado prematuramente en Indian Wells y Miami, y espera conseguir mejores resultados en polvo de ladrillo antes de Roland Garros.

“Los dos últimos meses fueron realmente difíciles, tanto para mi juego como para mi confianza”, comentó. “Pero tengo mucha ambición para esta temporada de arcilla. Crecí en esta superficie, y es más fácil para mí que para otros jugadores hacer el cambio a arcilla”.

Su próximo oponente será Grigor Dimitrov, quien venció 6-3, 6-4 a Fabio Fognini.

Además, Tommy Robredo avanzó con un triunfo 6-1, 6-1 sobre Marcel Granollers, y Tomas Berdych venció 6-4, 7-6 (2) a Sergiy Stakhovsky.

Roger Federer jugaba más tarde contra Jeremy Chardy.