Alejandro García PadillaSAN JUAN, Puerto Rico. El gobierno puertorriqueño adelantó este martes que recortará en unos 600 millones de dólares su presupuesto para el próximo año fiscal, lo que provocaría el cierre de 95 escuelas, la consolidación de 20 agencias públicas y la reducción de rutas del principal medio de transporte público del país.

El secretario de la Gobernación, Víctor Suárez, detalló que los únicos sectores que no sufrirán recortes son la seguridad, la agricultura y el sistema universitario público.

“Tenemos que ser creativos para, ante la austeridad y estrechez fiscal que tenemos y los tiempos que vivimos, podamos mantener la eficiencia, y mejorarla, de los servicios públicos aun cuando contamos con menos recursos económicos”, manifestó Suárez en rueda de prensa.

El anuncio surge luego de que el gobernador Alejandro García Padilla enviara la víspera a la Asamblea Legislativa una propuesta que eleva de 7% a 11,5% la tasa del Impuesto sobre Ventas y Uso con el que busca atajar el déficit proyectado de 1.583 millones de dólares para el año fiscal 2015-2016.

Se espera que el gobernador envíe el miércoles a los legisladores una propuesta de presupuesto de 9.800 millones de dólares para el año fiscal que inicia en julio.

Suárez no descartó que, aun con los recortes, sea necesario reducir la jornada laboral de los empleados públicos, lo que dependerá de que la Legislatura apruebe rápido la propuesta impositiva y de presupuesto y el gobierno logre acceso a tiempo a los mercados para tomar prestado el dinero necesario para pagar la nómina pública a partir del 1 de julio.

El partido de García Padilla domina la Cámara y el Senado, pero ya varios legisladores han expresado reservas sobre el proyecto anunciado la víspera por entender que impacta negativamente a los ciudadanos a largo plazo.

Aunque economistas y críticos han dicho que la economía de la isla no aguantaría un nuevo impuesto, el Ejecutivo insiste en que es necesario para evitar un posible cierre del gobierno a principios de julio.

El territorio estadounidense de 3,5 millones de habitantes va por su octavo año de recesión y lucha con una deuda pública de 72.000 millones de dólares y una tasa de desempleo de 11,8%, la más alta en comparación con cualquier estado de Estados Unidos.