Alex Rodríguez dice buscará ayudar a la juventud

En lo que ha sido una temporada de ensueño para Alex Rodríguez, el controversial jugador ha demostrado al mundo que todo se pueda hacer mientras se respeten las leyes. Un ejemplo que él mismo reconoce no hizo en el pasado, quizás por inocentadas o por desconocer la magnitud de lo que hacía. Lo cierto del caso es que hoy Alex es un ser completamente diferente, más expresivo, más dado a la prensa y más respetuoso a los valores que lo rodean. “Mi deseo es ser un gran ejemplo para la juventud, prevenirlos a que no cometan los errores que yo cometí”, dijo.

Luego del grave error que cometió y el cual llevó a que las Grandes Ligas lo suspendieran por toda la temporada de 2014, Alex ha venido a probar que todavía tiene condiciones para seguir jugando el deporte que ama. “Mi pasión al béisbol es lo máximo, me arrepiento de los errores que cometí, de muchas de las cosas que hice… Ahora hablo menos y pienso más”, dijo Alex durante una entrevista que le hiciera la colega Teresa Rodríguez, una periodista española que trabaja para Univisión.

Dentro de las preguntas que enfrentó Alex, una de ellas fue, ¿cuál había sido el momento más difícil para él durante su suspensión? El controversial jugador respondió que lo más difícil fue hablar con sus hijas, Natasha y Ella, sus dos adoraciones. Cuenta Alex que fue muy duro explicarles a ellas el error que “cometió su padre”. No supo al comienzo como decírselo sin herir sus sentimientos. “Por suerte, mi ex esposa Cynthia me ayudó. Fue una estrella, especialmente cuando yo no podía hablar por la emoción”, acotó.

Al final, sus hijas comprendieron a su padre, se dieron un abrazo y hubo entendimiento entre ellos. Si algo podemos decir positivo de Alex, es que ha sido un padre ejemplar, sus hijas son su adoración. “Me gané la lotería con cada una de ellas, las adoro”, expresó

Más adelante la entrevista se tornó sobre el error principal de Alex. ¿Por qué un jugador con unas condiciones súper naturales tuvo que recurrir al uso de los esteroides una y otra vez? ¿A caso fue por un ego personal, el deseo de hacer algo sobre natural? Precisamente, estas son varias de las preguntas que todos nos hacemos. Y quizás uno de los más sorprendidos es el mismo Alex.

De hecho, vino a esta temporada con una preparación excelente. Todo esto gracias al haber entrenado todo 2014 con Barry Bonds, a quien considera un gran amigo. Con él hizo ejercicios sofisticados, sanos y sin el uso de sustancias prohibidas. Este gran régimen de preparación ha probada muy positivo, demostrando que es una verdadera estrella.

Nadie puede decir en su sano juicio, que la temporada que ha estado teniendo A-Rod en este 2015 no deja de probar sus grandes dotes de súper atleta. Es por eso que uno lamenta que haya cometido en el pasado todos esos errores, el cual él mismo admite.

No obstante, hoy podemos ver todos los logros que ha acumulado en su carrera de 21 años en las Grandes Ligas. Especialmente el hito alcanzado el pasado 19 de junio cuando llegó a la marca de 3.000 hits, conectando cuadrangular ante los envíos del estelar lanzador de los Tigres de Detroit Justin Verlander, para convertirse así en el jugador número 29 que alcanza esa cifra, y el tercero que lo hace con un bambinazo. Asimismo, entró al selecto Club los 600 jonrones y 3.000 hits, uniéndose a los legendarios Hank Aaron y Willie Mays, para hacer una trilogía envidiable.

Todo esto es maravilloso, pero lamentablemente los expertos numerólogos en las Grandes Ligas dicen que 798 hits y 190 jonrones de Alex están manchados ya que se ayudó de los esteroides. Por igual, la mayoría de diarios pusieron fotos de Alex celebrando su hit .3000, pero en cada uno de esos ceros ponían “jeringas” otros “asteriscos”, y así críticas tildando el hito como una farsa., como algo que al final no tendrá ninguna validez.

Este tipo de publicaciones son penosas, especialmente cuando conocemos la gran capacidad del dominico-americano, un hombre que ha puesto números fabulosos a lo largo de su carrera en MLB con los Marineros de Seattle, Rangers de Texas y Yankees de New York.

Al escribir esta columna, Alex tenía 3.010 hits, 669 jonrones y 2.013 impulsadas, en este último reglón es apenas el segundo que llega a esa cifra. Hank Aaron tiene el récord con 2.297.

Toda nuestra exposición es simplemente informativa, al final sólo el tiempo dirá si A-Rod merece o no ir al Salón de la Fama de Cooperstown. Pero lo que sí sabemos es que hay varios objetos suyos en el museo. Entre ellos, un bate usado durante la temporada 2002 con los Rangers. El casco que llevaba cuando sacó su jonrón 500 en 2007.

Los spikes usados en el sexto juego de la Serie Mundial 2009. Una de las camisas del uniforme de visitante en la temporada 2009, y los spikes que usaba cuando en 2010 conectó su jonrón 600. ¡Eso quiere decir mucho!

Por: Beto Villa