NI-78-15A

La Academia Superior de Ciencias Aeronáuticas (ASCA), entidad perteneciente al Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), celebró la Quinta Graduación Ordinaria de 50 estudiantes, quienes alcanzaron el título de Técnico Superior Controlador de Tránsito Aéreo en Aeródromos.

Los graduandos completaron la carrera en un período de dos años, en el que recibieron instrucciones técnicas y prácticas de los más calificados profesores en las distintas materias en las que se formaron en la academia superior, que está certificada como Centro Regional de Excelencia en la Instrucción, recibido recientemente de manos de Raymond Benjamin, secretario general de la Organización de Aviación Civil Internacional OACI.

Con motivo de este acontecimiento, calificado como histórico y trascendental, el subdirector general del IDAC, Santiago Rosa Martínez, en representación del director general, Alejandro Herrera, elogió y reconoció el sacrificio de todos los graduandos, quienes hicieron esfuerzos encomiables para alcanzar esa meta, a la vez que les exhortó a trabajar con vocación para preservar las vidas de las personas.

“Si asumen esta profesión como trampolín para escalar económicamente, estarán destinados al fracaso, en cambio, si se comprometen a trabajar primero con la visión de preservar las vidas de las personas que escogen el sistema aéreo como su medio de transporte, tendrán el regocijo de haber servido a la institución, al país, pero, sobre todo, a ustedes mismos”, indicó Rosa Martínez.

Reiteró que a los controladores de tránsito aéreo se les exige un deber, que es el de prestar suma atención en su labor, porque de ellos dependen cientos de vidas, que siendo el transporte aéreo el medio más seguro y uno de los soportes más fuertes del turismo, el prestigio del país estará en sus manos, en la medida en que ellos cumplan con eficiencia, disciplina y entrega con lo que les corresponderá asumir desde el momento en que estén en una torre de control.

En ese mismo tono se expresó el director de la ASCA, Juan César Thomas Burgos, quien valoró el trabajo de los estudiantes y del cuerpo docente de esa academia, a quienes agradeció el tiempo dispensado en cumplir con cada una de las metas propuestas.

“Conocemos de los importantes sacrificios que hicieron cada uno de ustedes para alcanzar esta valiosa meta, sabemos que la carga teórica ha sido amplia y las demandas de concentración y objetividad en las fases de simulación han sido muy agotadoras; pero todo eso se convierte en este momento, en aderezo que complementa el sabroso manjar del éxito y el cumplimiento de la misión emprendida al iniciar la carrera de Control de Tránsito Aéreo de Aeródromos”.

Por parte de los graduandos, le correspondió el discurso más emotivo al estudiante Rewel Antonio Pérez Suriel, quien obtuvo las calificaciones más altas y fue reconocido como estudiante de honor durante la ceremonia de graduación.

“Dos años cargados de esfuerzos, compromisos y sueños llenos de desafíos. Nuevos retos vendrán, pero los superaremos. Hoy alcanzamos una meta, pero el deseo de aprendizaje nunca morirá, porque fuimos formados por un excelente personal, para ser excelentes personas y profesionales”, sostuvo Pérez Suriel.

La ceremonia de graduación estuvo presidida, además del subdirector general del IDAC y el director de la ASCA, por los componentes del Claustro de Profesores de esa casa de estudios: Radhamés Ramírez, encargado de Coordinación Académica; Jaime Peralta, encargado del departamento de Planificación Académica; Eduardo Tejada, encargado de la Escuela Aeronáutica; Enmi Torres, encargada de la división de Registro de la ASCA; y Félix Rosa Martínez, encargado División Servicios de Tránsito Aéreo.