Omar Ramírez expone en actividad.

La condición de alta vulnerabilidad a los impactos del cambio climático que presenta el país viabiliza la creación de sinergia entre proyectos que procuran aumentar su resiliencia, lo que implica trabajar con la población y las instituciones nacionales en la adaptación al fenómeno, junto a la mitigación de las emisiones nacionales de los gases de efecto invernadero (GEI).

La consideración fue externada por Omar Ramírez Tejada, vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL), al dar a conocer los avances alcanzados a la fecha por el proyecto de la Tercera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático (TCNCC), en el marco de la presentación del primer informe del proyecto de Fortalecimiento de las estructuras organizativo-funcionales de la gestión de riesgo de República Dominicana, que ejecuta el Ministerio de la Presidencia.

Ramírez Tejada informó que la TCNCC ofrecerá información actualizada sobre las emisiones de GEI e identificará las medidas de mitigación y adaptación para el país, lo que permite una asociación con el referido proyecto de gestión de riesgo, pues ambos procuran aumentar la resiliencia en un país considerado altamente vulnerable.

“República Dominicana es, al mismo tiempo, el octavo país más vulnerable del planeta, el segundo en el Caribe, después de Haití, y el tercer mayor emisor en el Caribe, después de Trinidad y Tobago y Cuba”, dijo, situación que lo coloca como un país con una considerable huella de carbono per cápita y al mismo tiempo una alta vulnerabilidad.

Informó que la TCNCC acaba de terminar el inventario de GEI del país, el que se realizó con una metodología comparable con la de los demás países de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y que los resultados preliminares indican que esa emisión per cápita es de 2.9 toneladas.

En cuanto a la emisión por sectores, indicó que “el 31 por ciento de la matriz de emisiones es generado por energía y generación; el 22 por ciento, por el transporte, y el 20 por ciento, por el área de la agricultura y cambio de uso de suelo. En cuatro actividades concentramos más del 80 por ciento de las emisiones del país”, dijo.

El funcionario indicó que en la Tercera Comunicación también se está trabajando en el análisis de la vulnerabilidad y en modelos climatológicos a 2040 y 2070, y que este último producto está a cargo del Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe (CATHALAC).

La TNCCC cuenta con el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés) y es implementado de manera conjunta  por el Consejo Nacional para el Cambio Climático y Mecanismo de Desarrollo Limpioy el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en asociación con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El reporte del proyecto de Fortalecimiento de las estructuras organizativo-funcionales de la gestión de riesgo de República Dominicana, estuvo a cargo de Raquel Peña y Argelio Ramírez, especialista, quienes informaron que su ejecución inició en diciembre de 2014, que se ejecuta con fondos de la Unión Europea y que tendrá una extensión de tres años.

A la actividad, que tuvo lugar este miércoles en el Palacio de Gobierno, asistieron Zoraima Cuello, viceministra de la Presidencia; Gloria Ceballos, directora de la Oficina Nacional de Meteorología; Leonardo Sabater y María Ruiz Herrer, del Ministerio de la Presidencia; Lidia Concepción, de la Dirección General de Cooperación Multilateral; Florence Van Houtte, de la delegación de la Unión Europea en el país, y Roberto Suriel, director ejecutivo del proyecto.

También, Esther Quezada, de la Defensa Civil; Víctor Félix Díaz, de la Liga Municipal Dominicana; Freddy Santana, de la Oficina Nacional de Evaluación Sísmica y Vulnerabilidad de Infraestructura y Edificaciones; y Maijelyn Quepi, de la TCNCC.