Leonel Fernández 27-5-15El expresidente de la República Leonel Fernández  considera que el desplome de las bolsas estadounidenses vino como consecuencia, a su vez, del hundimiento de las bolsas de valores de Shanghai y de Shenzen, en China, en lo que se ha denominado como el “lunes negro” de los mercados bursátiles del gigante asiático.

El presidente del Partido de la Liberación Dominicana hace la consideración al analizar este lunes, en su sección Observatorio Global, del Listín Diario, “la fragilidad de la economía mundial”.

Leonel Fernández refiere que recientemente la bolsa de valores de Nueva York fue estremecida con una caída de 1,000 puntos en el índice industrial Dow Jones, antes de que pudiera reaccionar y terminar en baja con 586 puntos.

“Como resultado de ese desplome en el valor de las acciones empresariales, los mercados de valores de los Estados Unidos sufrieron pérdidas por más de dos trillones de dólares, equivalente al 10 por ciento de su totalidad”, explica Leonel Fernández, reseñado por la Secretaría de Comunicaciones del PLD.

Relata que desde noviembre del 2014 hasta junio de este año, los mercados de valores en China habían tenido un alza del 100 por ciento. “Resultaba tan atractivo el negocio, que 90 millones de chinos invierten en las bolsas de valores de su país, aunque no tengan ninguna preparación o formación académica acerca de cómo funcionan los mercados de valores”.

El también  presidente de la Fundación Global, Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) destaca que de repente, la burbuja especulativa financiera explotó, el pánico se esparció por los mercados, y más de la mitad de las 2,800 empresas que cotizan en bolsa procedieron al retiro de sus capitales.

“Para China, eso significó pérdidas por más de tres trillones de dólares, o el 30 por ciento de la totalidad de su valor de mercado,  que alcanza la cifra de 10 trillones de dólares. Esas pérdidas representan más que la totalidad del valor del mercado bursátil de Francia y aproximadamente el 60 por ciento del mercado japonés”, indica.

El expresidente  Leonel Fernández reflexiona sobre el hecho de que en tan sólo tres semanas, las dos principales economías del mundo, Estados Unidos y China, hayan visto evaporarse más de cinco trillones de dólares de sus mercados de capitales. “Esto induce a preguntar ¿Hacia dónde va la economía mundial? ¿Va hacia una recuperación o, por el contrario,  hacia una nueva y más profunda recesión global?

Al escudriñar sobre las causas de ese derrumbe reseña el criterio de varios economistas, de que el origen del desmoronamiento de las bolsas de Shanghai y Shenzen, fue el reconocimiento de que para este año 2015, China tendrá  su más bajo crecimiento económico desde el 2009, que estaría rondando el 7 por ciento de su producto interno bruto.

Igualmente, al citar algunas de las debilidades económicas dice que debido a la reducción de la demanda en China, ha habido una sensible baja en los precios de las materias primas o commidities. “Es el caso, por ejemplo, del petróleo, que luego de haber alcanzado un tope de 147 dólares el barril en junio del 2008, se estabilizó en un promedio de algo más de 100 dólares el barril, para ahora haber descendido por debajo de los 50 dólares”.

Afirma también que hay incertidumbre acerca del futuro económico y político de la Zona Euro, especialmente por la aguda crisis de la deuda soberana en Grecia y que en Japón, a pesar de la política de estímulo fiscal que ha venido aplicando, tendrá un crecimiento de tan sólo 0.6 por ciento. “Rusia, en medio del conflicto con Ucrania, la caída de los precios del petróleo y el gas, así como por las sanciones aplicadas, tendrá un decrecimiento de -3.5 por ciento”.

El expresidente de la República concluye general, la percepción que se tiene, es que en medio de las turbulencias financieras en los principales mercados bursátiles del mundo, la baja de los precios del petróleo y demás materias primas, la apreciación del dólar norteamericano y las tensiones geopolíticas del Medio Oriente,  la economía global, más que hacia una plena recuperación de la Recesión Global, “parece estarse desplazando hacia una nueva etapa de enormes retos y grandes desafíos”.