Zoila Martinez, Defensora del Pueblo.SANTO DOMINGO, República Dominicana. La Defensoría del Pueblo intervino por ante el Ministerio de Salud Pública, en procura de que reestablezca la entrega mensual de leche que hace  a los asilos de ancianos, suspendida desde hace un tiempo.

Mediante una correspondencia dirigida a la ministra de Salud Pública, Altragracia Guzmán Marcelino, la defensora del Pueblo, Zoila Martínez Guante, le hizo saber las penurias por las que atraviesan los internos en los asilos por la falta de de ese alimento.

“Tras saludarle cortésmente, el Defensor del Pueblo le agradecerá, disponer sus buenos oficios a los fines se agilice la entrega mensual de la leche a los distintos asilos del país por parte de ese Ministerio”, le solicitó Martínez Guante a la ministra de Salud Pública.

Le pidió, además, que le indique a qué altura se encuentra el proceso de entrega de leche, en virtud de que la Defensoría del Pueblo está cubriendo en la medida de lo posible varios asilos que se han visto afectados por la falta del alimento.

Le recordó que en tres ocasiones, la Defensoría del Pueblo ha asumido el compromiso de abastecer de leche a varios asilos, a pesar de ser un renglón que no le pertenece.

“En tal sentido, le solicitamos nos indique a qué altura se encuentra el proceso de entrega de la leche. Estamos cubriendo en la medida de lo posible distintos centros del país, asumiendo por tercera vez un renglón que no nos pertenece, puesto que no hay justificación lógica que pueda merecer este nuevo desafío que tienen los asilos”, dice la comunicación dirigida al Ministerio de Salud Pública.

La intervención  de la Defensoría del Pueblo se produce en solidaridad con la situación que aqueja a los centros de asilos de ancianos por falta de suministro de leche, el cual debe ser realizado mensualmente por parte del Plan de Asistencia Social, perteneciente al Ministerio de Salud Pública.

Cubre falta

Ante la falta del Ministerio de Salud Pública, la defensora Martínez Guante ha hecho tres donaciones a diferentes asilos de ancianos, a la espera de que las autoridades cumplan sus obligaciones.