Un automóvil clásico estadounidense utilizado como taxi pasa junto a un cartel que condena el bloqueo de Washington a Cuba, en La Habana, Cuba, el martes 27 de octubre de 2015. Estados Unidos votó el martes en contra de una resolución de la ONU que condena su embargo a Cuba, e pesar de las exhortaciones del presidente Barack Obama al Congreso para que suspenda esas restricciones comerciales. (Foto AP/Desmond Boylan)

Un automóvil clásico estadounidense utilizado como taxi pasa junto a un cartel que condena el bloqueo de Washington a Cuba, en La Habana, Cuba, el martes 27 de octubre de 2015. Estados Unidos votó el martes en contra de una resolución de la ONU que condena su embargo a Cuba, e pesar de las exhortaciones del presidente Barack Obama al Congreso para que suspenda esas restricciones comerciales. (Foto AP/Desmond Boylan)

NACIONES UNIDAS. La Asamblea General de la ONU aprobó este martes por abrumadora mayoría una resolución que condena el embargo a Cuba, medida a la que sólo Estados Unidos e Israel se opusieron.

Es la 24ta ocasión consecutiva en que el organismo internacional condena las sanciones comerciales, económicas y financieras impuestas por Washington al gobierno de La Habana.

Fue la primera votación al respecto desde que los líderes estadounidenses y cubanos acordaron reanudar los vínculos diplomáticos entre ambos países en diciembre pasado, y Estados Unidos había sopesado tomar el paso sin precedentes de abstenerse. El presidente Barack Obama ha exhortado al Congreso de su país a que cancele esas restricciones comerciales.

La Asamblea General votó 191-2 para condenar el embargo, la mayor cantidad de sufragios en la historia a favor de la medida. Cuando el resultado apareció en la pantalla, muchos diplomáticos se pusieron de pie para ovacionarlo.

Las resoluciones de la asamblea no son vinculantes y no puede obligarse a los países a que las adopten, pero el ejercicio anual le ha dado a Cuba un escenario global para poner en evidencia el aislamiento de Estados Unidos en lo que respecta al embargo y a su política en general hacia Cuba.

The Associated Press reportó el mes pasado que Estados Unidos sopesaba abstenerse con la esperanza de presionar al Congreso a que ponga fin al embargo.

En lugar de ello, Washington decidió votar en contra de la resolución de la misma forma en que lo ha hecho desde 1992, diciéndole a la AP el mes pasado, y repitiéndolo el martes, que la medida no refleja “el espíritu de diálogo” entre Obama y el mandatario cubano Raúl Castro.

Ronald Godard, embajador estadounidense ante la ONU, le dijo a la asamblea antes de la votación que el gobierno cubano “está equivocado” si cree que la medida mejorará los esfuerzos por normalizar las relaciones entre ambos países.

Señaló que es “desafortunado” que Cuba decidiera interponer una resolución cuyo texto “no refleja los pasos significativos que se han tomado ni el espíritu de diálogo que el presidente Obama ha promovido”.

A pesar de ello, indicó que Estados Unidos “no estará atado por una historia de desconfianza” y sigue comprometido en trabajar para normalizar las relaciones con Cuba, un proceso que —dijo— requerirá “años de persistencia y dedicación por ambas partes”.

Obama y Castro anunciaron el 17 de diciembre que estaban reanudando los vínculos diplomáticos, los cuales fueron interrumpidos en 1961. El 20 de julio de 2015 se reactivaron formalmente las relaciones entre los dos países, lo cual incluyó la reapertura de embajadas.