Fiscal

Caracas. Venezuela. (AFP). Con la destitución por unanimidad de la fiscal general de Venezuela la Asamblea Constituyente demostró el sábado que irá tras los opositores, tal como había advertido el presidente Nicolás Maduro.

En menos de 24 horas el organismo dejó claro que sus poderes son virtualmente ilimitados. A primera hora de la mañana agentes de seguridad blindaron el acceso al Ministerio Público a la fiscal Luisa Ortega Díaz, removida poco después en la cámara al grito de “traidora” y “la justicia llegó”.

Diosdado Cabello, líder del oficialismo y uno de los 545 delegados de la Asamblea Constituyente, justificó la destitución de Ortega Díaz, a quien prohibieron salir del país y embargaron todos sus bienes.

“Ortega se había convertido en centro de la injusticia”, dijo Cabello, quien advirtió de que otra de sus promesas, la eliminación de la inmunidad parlamentaria de los miembros de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, está muy cerca.

Hay personas que han hecho uso abusivo de la inmunidad parlamentaria… para encender un país, para incendiarlo”, agregó sobre los congresistas que impulsan a marchar en las calles contra el gobierno. Los legisladores advirtieron que sólo abandonarán sus escaños por la fuerza.

 Gobiernos y grupos de defensa de los derechos humanos han denunciado constantes ataques contra Ortega Díaz, que será reemplazada provisoriamente por Tarek William Saab, un aliado de Maduro y recientemente sancionado por Estados Unidos por no proteger a los manifestantes de abusos en su papel de Defensor del Pueblo.