Rafael-del-Rosario

El jefe del Cuerpo de Bomberos del Distrito Nacional, Rafael del Rosario, advirtió hoy sobre los riesgos y peligrosidad que a su juicio representaría la venta de Gas Licuado de Petróleo (GLP) en las mismas estaciones en que se vende gasolina y otros combustibles.

De Rosario aseguró que los peligros de incendio, explosiones y la ocurrencia de otros eventos se duplicarían en caso de que se permita el almacenamiento y comercialización de manera conjunta, en un mismo establecimiento, de esos derivados de petróleo.

Resaltó como otro elemento fundamental el hecho de que el uso de los químicos y métodos para el manejo de un eventual incendio en una estación de gasolina, son diferentes al que se usa para el caso de una envasadora de GLP, razón por la cual en un suceso podría desbordar la capacidad de respuesta de los bomberos y otros organismos de socorro.

“Como el GLP es un combustible altamente inflamable es que se han dictados normas y resoluciones que reglamentan la instalación de envasadoras en lugares distantes una de otra y no rodeada por poblaciones”, enfatizó.

Sostuvo que una muestra de delicado que es el manejo y distribución del GLP en las envasadoras lo representa las series de normas establecidas a los fines de disminuir a su mínima expresión los riesgos de conatos de incendios y otros eventos.

“Uno de esos requisitos, es que al momento de abastecerse un vehículo accionado por gas licuado de petróleo , chofer y pasajeros deben desmontarse antes y apagar el motor, porque cualquier chispa e incluso el alto volumen de la música podría desencadenar un conato de incendio”, explicó.

Agregó que es por esa y otras razones que “es sumamente peligroso que gasolinas y GLP se embase y comercialice en un mismo establecimiento, porque su manejo, métodos y químicos a ser utilizados para sofocar un incendio son diferentes y complicaría el trabajo de los bomberos ¨.