SAN JOSÉ. EFE. El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, anunció este viernes duelo nacional por los próximos tres días debido a las ocho víctimas mortales confirmadas hasta ahora de la tormenta tropical Nate, que también ha dejado al menos 30 personas desaparecidas.

“Vamos a declarar hoy duelo nacional por tres días por las ocho personas fallecidas”, dijo Solís en una conferencia de prensa antes de comenzar la reunión de primera hora del Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

Solís dijo que hay reportados 30 desaparecidos, aunque advirtió que ese número suele cambiar constantemente conforme van localizando a las personas.

El mandatario explicó que la prioridad este viernes será limpiar las carreteras y caminos que están bloqueados por derrumbes, con el fin de poder rescatar personas en pueblos incomunicados y llevar ayuda humanitaria a los albergues de todo el país.

Los datos de la Comisión Nacional de Emergencias indican que hay 7.000 personas ubicadas en 95 albergues.

Pueblos enteros se mantienen este viernes inundados por tercer día consecutivo en la provincias de Guanacaste (noroeste) y Puntarenas (sur), aunque el caudal de los ríos está bajando poco a poco debido a una mejoría en las condiciones del tiempo.

Costa Rica despertó este día con mejores condiciones climáticas, pero con numerosas comunidades bajo el agua y cuantiosos daños en carreteras y puentes en todo el país.

La tormenta Nate se encuentra en el Caribe cerca de Honduras y aunque ya se alejó de Costa Rica, queda nubosidad en el país que generará lluvias intermitentes este viernes, principalmente en la provincia de Guanacaste, según el Instituto Meteorológico Nacional.

“Es evidente que en buena parte del país la condición está mejorando, no así en Guanacaste y la zona sur. Es una situación engañosa porque va a llover el fin de semana.

La saturación de suelos hace peligrosa esa sensación de seguridad que trae la disminución de las lluvias”, advirtió el mandatario.

Aunque la tormenta no golpeó directamente a Costa Rica, sí provocó grandes cantidades de lluvia al atraer la nubosidad que se encontraba en el Pacífico.   En Guanacaste llegó a llover en 24 horas la cantidad de agua que cae en todo octubre, que es, tradicionalmente, el mes más lluvioso del año en el país.

Las autoridades costarricenses mantienen la emergencia nacional y las alertas en todo el territorio, pues los suelos se encuentran totalmente saturados y cualquier aguacero típico de la época lluviosa tiene el potencial de provocar una emergencia.

El presidente Solís hizo un llamado a la población a mantener la calma, acatar las órdenes de las autoridades de socorro y a no bajar la guardia porque el riesgo de inundaciones y deslizamientos se mantiene.