CLEVELAND, Ohio, EE.UU. LeBron James no ha tomado una decisión tan importante en años.

El astro de la NBA planeaba asistir al juego del jueves entre los Yanquis de Nueva York y los Indios, acompañado de sus compañeros de los Cavaliers, quienes acudieron a varios partidos de postemporada hace un año, cuando los Indios avanzaron a la Serie Mundial.

En 2007, James asistió a un juego de postemporada en Progressive Field portando una gorra de los Yanquis, misma que presumió durante el encuentro. El acto le costó fuertes críticas en Cleveland, tres años antes de que tomara la decisión de anunciar en televisión nacional de que saldría de los Cavaliers en la agencia libre para firmar con Miami.

James apoyó abiertamente a los Indios durante la postemporada del año pasado, dirigiéndose al público antes de uno de los partidos y apareciendo en las pantallas en el séptimo juego de la Serie Mundial, antes de que Rajai Davis empatara el juego con un cuadrangular en la octava entrada.

Al manager de los Indios, Terry Francona, se le recordó que en algún momento James alentó al equipo rival, pero ahora está seguro de que ya cambió de equipo.

“No recordaba eso, pero ya me acordé”, dijo Francona sonriendo antes del primer juego de la serie. “Espero que no (aliente a los Yanquis). Pero no creo que tenga que decirle a LeBron lo que debe de hacer, creo que apoyará a los Indios”.

El abridor de los Yanquis para el segundo juego, CC Sabathia, quien jugó ocho temporadas con los Indios, cree que James podría estar ocultando sus verdaderos sentimientos.

“Sé que es aficionado de los Yanquis”, comentó Sabathia. “Pero creo que debe presentar un frente a nombre de la ciudad”.