SANTO DOMINGO, República Dominicana. La asistencia de pacientes a los hospitales fue reducida en el primero de los dos días de huelga nacional, convocada por el Colegio Médico Dominicano (CMD).

Al menos 400 consultas externas se debieron suspender en el hospital infantil Robert Reid Cabral, lo que generó malestar a algunos de los pocos pacientes que fueron a demandar servicios médicos. Tal fue el caso de Rubí Vázquez, quien vive en el sector Los Guarícanos, en Villa Mella. Vásquez entiende que es una desconsideración de los médicos paralizar las labores porque con sus huelgas perjudican a las personas más necesitadas y pueden provocar que la enfermedad que padezca el paciente se agrave.

Ella llevó a su niño con quemaduras en distintas parte del cuerpo a curarse al Robert Reid Cabral y, aunque recibió el servicio, porque esos casos caben en la denominación de pacientes críticos, igual considera una indolencia de los galenos paralizar las demás atenciones.

En el Darío Contreras estuvo Mariano Mella, un señor que sufrió una caída en la fábrica donde labora, y que tenía una cita con el especialista que le asiste para entregarle los resultados de un estudio con el que el facultativo determinará si procede someterlo a un proceso quirúrgico. Mella tuvo que retirarse del centro asistencial sin una respuesta que no sea la colocación de una nueva fecha para su cita, la cual será el próximo 5 de diciembre, sino hay otra huelga.

Mientras tanto, el presidente del CMD, Waldo Ariel Suero, quien se mantuvo en su despacho realizando labores propias de su gestión, culpa ahora del paro al presidente Danilo Medina porque no le ha ordenado a la ministra de Salud, Altagracia Guzmán Marcelino, que converse con los médicos para poner fin al conflicto.

El presidente del CMD demanda que el Gobierno cumpla con el aumento salarial pactado en los acuerdos de hace una año a más de cinco mil médicos, a quienes alegadamente no les incrementaron el 15% del 25% acordado.