NUEVA YORK. EFE. Una mujer demandó por acoso sexual a un exasesor económico del gobernador de Nueva York que le había conseguido un trabajo estatal y también al propio político, Andrew Cuomo, por mostrar una “indiferencia deliberada” respecto a la actitud de su empleado con ella, informaron hoy medios locales.

Lisa Marie Cater presentó la querella este sábado en la corte federal del distrito de Manhattan y alega que William “Sam” Hoyt, expresidente regional de una corporación pública que dejó su cargo hace un mes, aprovechó para “manipularla, acosarla y agredirla sexualmente” tras brindarle la oportunidad laboral.

Cater denuncia que Cuomo y otros miembros de la administración estatal de Nueva York “ignoraron deliberadamente” sus quejas sobre Hoyt, de acuerdo al diario The Buffalo News, que informó sobre el caso hace unos días manteniendo el anonimato de la mujer, quien ha hecho ahora pública su identidad.

“El denunciado Andrew Cuomo tenía conocimiento directo de algunos o todos los eventos discriminatorios e ilícitos de los que se hablaba y no inició ninguna investigación ni/o impidió la conducta ilícita que estaba bajo sus competencias y autoridad”, señala el documento, disponible en internet.

Según el letrado de Cater, Paul Liggieri, la mujer contactó con la administración de Cuomo hasta en seis ocasiones a través de llamadas y correos electrónicos, incluso usando Facebook, pero sus quejas sobre Hoyt fueron “ignoradas o desechadas”, algo que desmiente la oficina del gobernador.

Sam Hoyt, exjefe regional de la corporación Empire State Development, conoció a la denunciante en un evento de recaudación de fondos en 2008 y acabó retomando contacto siete años más tarde.

En 2015, Cater era una víctima de violencia doméstica al borde del desahucio que contactó con diferentes agencias públicas y Hoyt, que trabajaba en una de ellas, le ayudó a encontrar un apartamento y un empleo estatal en el Departamento de Vehículos de Motor.

La denunciante explicó al diario New York Post que, aunque al principio flirteaban, más adelante Hoyt “colgó ese trabajo sobre su cabeza” y ella tuvo que hacer frente a avances no deseados, entre ellos besos, tocamientos en la entrepierna y llamadas o mensajes “acosadores”, que recibía a diario.

Cater relató al Buffalo News que, tras emitir varias quejas a la administración de Cuomo sin respuesta, decidió convocar a Hoyt en un parque para confrontarlo y él la agarró con fuerza de la entrepierna.

De acuerdo a la denuncia, tras revelar a Hoyt las consecuencias que su actitud estaba teniendo en su salud mental, este le propuso alcanzar en octubre de 2016 un acuerdo de confidencialidad por 50.000 dólares, provinentes de la cuenta personal del directivo.

En este sentido, la mujer agrega que al instar a Hoyt a informar a Cuomo sobre lo que había ocurrido entre ellos, él le respondió que había hablado con “su jefe/la oficina del gobernador” y le habían dicho que tenía que “hacer que el asunto desapareciera”.

La denuncia presenta diez causas distintas contra Hoyt, el gobernador Cuomo, el estado de Nueva York y Empire State Development, la corporación pública donde trabajaba el primero.

El abogado de Cuomo, Alphonso David, negó en declaraciones al New York Post que la oficina del gobernador ignorara las quejas de Cater y que dijera que había que hacer desaparecer el asunto, ya que se iniciaron “tres investigaciones separadas sobre la queja inicial”.

Asimismo, Alphonso aseguró que a Hoyt se le ordenó no interactuar con la mujer y “cooperar completamente con la investigación”. Un portavoz de Cuomo apuntó al diario que el gobernador “nunca” ha hablado con Hoyt del asunto.

Sam Hoyt, que dejó su puesto el 30 de octubre entre acusaciones de acoso de una empleada estatal, que ahora se sabe que era Cater, se vio envuelto en una polémica hace más de 10 años, cuando era legislador, al conocerse que mantuvo un romance con una becaria.