SANTIAGO, República Dominicana. El ayuntamiento de Santiago, con un área metropolitana de 103 kilómetros cuadrados, más 850 mil habitantes y cuatro distritos, anunció este martes la puesta en marcha de nuevas normas de uso de suelo, informó el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD).

 

El plan consiste en la reformulación de regulaciones en vigor que incluyen previsiones relativas a los efectos del cambio climático, informó el arquitecto Marco Gómez, de la oficina de ordenamiento territorial del cabildo, en lanzamiento de las normas extendidas ahora a los municipios de Hato del Yaque, La Canela, Jacagua y Pedro García.

 

En el acto, en el salón Juan Pablo Duarte, también hablaron el presidente de la cámara de regidores, Luis José Estévez, quien adelantó la aprobación de la normativa por el consejo de regidores, y el presidente del consejo para el desarrollo estratégico de Santiago, Juan Carlos Ortiz, quien declaró que hasta la aprobación definitiva del plan la oficina técnica de esa entidad estará en sesión permanente.

 

De su parte, el arquitecto Ángel Ramírez, director de Ordenamiento Territorial, órgano del MEPyD, anunció la disposición de esa institución de mantener el apoyo técnico hasta que los objetivos del plan municipal sean materializados.

 

Por otro lado, el secretario general de la federación dominicana de municipios (Fedomu), Ayolino Germosén, acompañado del también secretario general del cabildo, Héctor Ramírez, valoró el plan como una muestra de que los ayuntamientos tienen la capacidad para intervenir en todo cuanto tenga relación con el cambio climático.

 

Agregó que ahora son los munícipes quienes tendrán que velar por el cumplimiento de las normas, y reconoció como positivo la participación en el plan de su federación y el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

 

Entre tanto, la representante de la asociación internacional de gestión de condados y municipios, y de la Agencia Internacional de los Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid, siglas en inglés), Indhira de Jesús, resaltó que este plan municipal toma en cuenta la resiliencia.

 

Recordó que la resiliencia no es más que la capacidad de las administraciones de los cabildos de reponerse y de prevenir los efectos del cambio climático. Explicó que este aspecto está muy relacionado con el uso de suelo.