PEDERNALES, República Dominicana. Por segunda semana, la feria comercial que se realiza en Pedernales seguirá suspendida debido a las tensiones que se mantienen en esa provincia fronteriza con Haití, donde hace más de dos semanas la comunidad marchó para exigir la salida de todos los haitianos.

 

Luis Manuel Féliz Matos, alcalde de Pedernales, informó que todavía la comunidad está muy inquieta en espera de respuestas de las autoridades en torno a su reclamo de que Haití entregue a uno de sus nacionales, al que acusan de la muerte de una pareja dominicana.

 

La muerte de los dominicanos Julio Pérez Feliz y su esposa Leyda Urbáez, supuestamente a manos de nacionales haitianos que trabajaban en su finca, desató la ira de la comunidad que el pasado 12 de marzo dio un plazo de 24 horas a los nacionales haitianos para que abandonaran esa provincia.

 

La advertencia generó una estampida de haitianos que salieron del país por temor a ser agredidos, mientras el Gobierno enviaba agentes para reforzar la zona y evitar disturbios.

 

Aunque las fuerzas de seguridad aseguran que la situación está controlada, el alcalde insiste en que el intercambio comercial realizado lunes y viernes entre dominicanos y haitianos seguirá suspendido para evitar agresiones.

 

“Esto ha mermado la economía del municipio, pero peor es que te maten cinco personas aquí”, enfatiza.

 

El pasado miércoles, autoridades dominicanas y haitianas se reunieron en Puerto Príncipe para buscar solución a la situación y tratar la entrega de Edner Noël, uno de los involucrados en el asesinato de los esposos.

 

La fiscal de Jacmel, Haití, Me Françoise Morailles, exige una investigación seria y exhaustiva de las autoridades dominicanas para determinar la implicación de Noël en el asesinato, antes de una entrega, según declaraciones que le atribuye el periódico haitiano Le Nouvelliste.