SANTO DOMINGO, República Dominicana. Al salir de la reunión con la Comisión de Género y Familia del Senado de la República Dominicana, la ministra de la Mujer declaró que la discusión del proyecto de ley sometido por el legislador Félix Bautista no es un asunto de incumbentes transitorios, sino que es una propuesta que afectaría al país, a las mujeres, a todo un sistema construido durante largos años de lucha.

 

La ministra Janet Camilo indicó que la pieza presentada por el senador de San Juan de la Maguana desvirtúa el proyecto original redactado en 2012 por Alina Ramírez, Olga Diná Llaverías, Maria Ramos, Zobeyda Cepeda, Claudia Saleta y Mayra Brea Cabral.

 

Aseguró que aquella iniciativa fue debidamente debatida y consensuada por todos los actores involucrados durante 5 años, depositada en mayo de 2017 y perimió en el Congreso en enero de 2018.

 

“Este proyecto es un atentado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuyos objetivos son los de construir, hacia el año 2030, un mundo basado en la igualdad de género y libre de violencia. Para lograrlo es imperativo que los estados promulguen leyes comprehensivas e integrales de violencia hacia las mujeres”, dijo la ministra, quien explicó que este tipo de leyes se caracterizan por unavisión holística, que definen la violencia bajo todas sus formas, más allá del ámbito familiar y de la relación de pareja e incorporan la perspectiva de género de forma transversal a todos los ámbitos del Estado, de lo que adolece el proyecto presentado por el senador de San Juan de la Maguana.

 

Afirmó que del análisis que realizaron las técnicas del Ministerio de la Mujer, se desprende que la propuesta que formula la creación de un sistema integral de apoyo a la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, tiene muchos nudos que resolver.

 

Enfatizó que el proyecto muestra un desconocimiento absoluto de la conformación del sistema existente, estructurado de manera integral, al desconocer el papel directivo y ejecutivo del Consejo Nacional de Prevención y Lucha contra la Violencia CONAPLUVI, al cual limita a una posición de comité consultivo.

 

Se recuerda que el CONAPLUVI tiene como propósito definir una política multisectorial e interdisciplinaria efectiva para afrontar la problemática de la violencia contra las mujeres e intrafamiliar, mediante una acción articulada para la prevención, detección, atención y sanción de este tipo de violencia, procurando superar los factores sociales y culturales que lo originan.

 

Además, limita el accionar y la participación de la sociedad civil, coloca al Defensor del Pueblo como un ente de colaboración a las campañas que elaborará la PGR y no le reconoce las funciones establecidas en la Ley 19-01. Desconoce al Observatorio de Cumplimiento de Igualdad y Equidad de Género como una meta presidencial del Ministerio de la Mujer.

 

De sistema integral a sistema de apoyo

El Ministerio de la Mujer observó que los redactores de la pieza hablan de un Sistema de Apoyo, cuando la prevención se aborda desde un Sistema Integral, por lo que diluye el contenido que define y estructura el Sistema, en el que la Procuraduría tiene su propio rol bien definido, que es perseguir el delito e instrumentar debidamente las acusaciones.

 

La propuesta plantea una visión “tutelar” apoyando, por lo tanto, a los sectores tradicionalmente opuestos a los derechos de las mujeres; centraliza todo el poder en la Procuraduría General de la República (no en un Sistema), debilita la política contra la criminalidad al debilitar el sistema y

 

El proyecto del senador no sanciona el feminicidio no íntimo; aborda el tema de la violencia contra la mujer como un delito criminal únicamente, no como una violencia estructurada que limita el pleno desarrollo de las mujeres dominicanas y establece una especie de tributo de un 2% para accionar contra este flagelo, atentando así con la ley 176-07 del Distrito Nacional y los Municipios y además, dejaría en manos de la PGR el manejo y distribución de los presupuestos de las instituciones que componen el sistema, sujeto a la disponibilidad de la Procuraduría.

 

Camilo dijo que no concibe cómo se puede expresar en una ley que plantea que sólo es violación la violencia sexual, desconociendo las agresiones sexuales y además pone a la violencia física, psicológica y emocional solamente en el ámbito de la pareja o ex pareja.

 

Establece que la violencia económica y patrimonial será sancionada con la pena correspondiente a la violencia psicológica en el Código Penal pero la violencia psicológica no está establecida y establece penas de apenas 3 años de prisión para los casos de violencia ginecobstétrica.

 

Expresó que la pieza sometida por el senador de San Juan de la Maguana es excluyente en más de un aspecto y ante todo excluye el enfoque de género en su texto y obligaciones, desconoce los diferentes planes, proyectos, programas y acciones desarrollados con anterioridad por las instituciones competentes, en un trabajo coordinado entre el Estado y la Sociedad Civil durante más de 35 años.

 

Afirmó que dispone que todas las asignaciones presupuestarias sean concentradas en la Procuraduría General de la República, inclusive las donaciones por organismos internacionales y que será el organismo quien distribuirá, según su disponibilidad.

 

Del mismo modo, Camilo aseguró que la propuesta ignora la Constitución dominicana, los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, la Estrategia Nacional de Desarrollo, las convenciones, convenios y acuerdos con organismos internacionales como Onu-Mujeres, la Convención de Belén Do Pará, la Plataforma de Beijing.