Windsor, Reino Unido. La boda real llegó. Será este 19 de mayo a las 12:00 del mediodía hora de Londres. Pero, en este lado del mundo la transmisión a tiempo real comienza desde las primeras horas de la mañana, por la diferencia de horario.

 

El pueblo de Windsor está preparado. Desde el día de ayer hay personas acampando en los alrededores del castillo de Windsor. En fin, todo lo que resuena es la boda real entre la joven estadounidense y divorciada de 36 años, Meghan Markle, y el codiciado príncipe Harry de 33, sexto en la línea de sucesión al trono británico e hijo del príncipe Carlos y la princesa Diana de Gales.

 

Y para aquellos que están pendientes de los detalles, aquí traemos todo el protocolo que será utilizado en la boda real, de acuerdo con las informaciones presentadas por Lynda Rodríguez, experta en etiqueta y protocolo internacional.

 

Un dato: el príncipe Carlos llevará a Meghan al altar desde la entrada de la capilla San Jorge (construida por el rey Eduardo III en el año 1348), debido a que su padre, Thomas Markle, se encuentra hospitalizado por un ataque al corazón.

 

Hora de llegada

Los británicos son sumamente estrictos con la hora de llegada. Los invitados, de acuerdo con Rodríguez en la serie de tips informativos presentados en su cuenta de Instagram @lyndarodriguez1, recibieron una guía explicita con el horario, la vestimenta y todo lo que está prohíbido por hacer.

 

Todos los invitados deben llegar entre las 9:30 a.m. a 11:00 de la mañana, hora de Londres.

 

A las 11:20 llegaran los miembros de la familia real.

 

A las 11:45 a.m. llegará Harry con su hermano William, Duque de Cambridge, quien es el padrino de la boda y la última en llegar, cuenta la experta, es la Reina Elizabeth II, quien arribará cinco minutos antes que empiece.

 

Luego que la reina entre, nadie más podrá entrar.

 

Meghan, explica Lynda Rodríguez, romperá la tradición al llegar acompañada de su madre en el carro. Lo tradicional es llegar con el padre.

 

Seguridad

El protocolo de seguridad es lo más determinante de todo el proceso. El equipo de inteligencia está enfocado en cuatro amenazas, refiere la experta dominicana.

 

Estas son: terrorismo, fanáticos obsesivos de la realeza, protestas y crímenes de oportunidad como ‘los carteristas’. “Barreras de concreto y acero se han instalado dentro y fuera del castillo de Windsor para prevenir cualquier ataque de vehículo”, afirma.

 

Tendrán perros policías circulando en búsqueda de cajas sospechosas y explosivos, incluso, los alcantarillados de las calles han sido sellados.

 

Más de 3,000 policías estarán en las calles del pueblo de Windsor. Entre la multitud habrá oficiales encubiertos y militares en los techos de los edificios.

 

El servicio de Inteligencia tiene bajo la mira a posibles sospechosos y perfiles de gente que podría causar problemas. Los vigilan secretamente para parar y prevenir que entren al pueblo y cercanías del castillo.

 

Un dato interesante, narra Rodríguez, es que tendrán helicópteros circulando con cámaras que pueden identificar rostros y minúsculos detalles como la hora de un reloj. También, botes con oficiales armados sobre el agua y el lago de Windsor, A partir de hoy se cerró el espacio aéreo y el equipo de defensas está preparado para tumbar cualquier drone que vuele por el área.

 

“Mantener la seguridad en un evento como este es bastante complejo, puesto que Harry y Meghan realizarán un paseo en un carruaje sin techo que los hace sensibles a ser un blanco fácil”, afirma.

 

¡Se estima que el costo de seguridad es de 30 millones de dólares!

 

Otro apunte: La factura de seguridad de esta boda real será más costosa que la de William y Kate, así lo revela Lynda Rodríguez, debido a que estos se casarán en el pueblo de Windsor, que es un poblado más pequeño y de por sí tiene una estructura arquitectónica que complica la operación.

 

Carruajes

El primer carruaje es el que será usado por Harry y Meghan luego de casados. El segundo se utilizará en caso de que llueva.

 

Los carruajes mostrados corresponden a los que usaran en la boda. El primero, descapotable, es el que se usará y el segundo estará listo por si llueve.

 

El carruaje se utiliza para el primer paseo de marido y mujer. El clásico medio de transporte con caballos se utilizará como símbolo de “procesión” o el paseo que realizarán ante el pueblo al finalizar la ceremonia.

 

Según comenta la profesional, la familia real cuenta con más de 100 carruajes antiguos en su colección para eventos oficiales. Cada uno tiene una historia.

 

El que escogieron Harry y Meghan se llama “Ascot Landau” y es más sencillo y pequeño que el que utilizaron William y Kate.

 

Selfies

Los selfies o autorretratos no pueden faltar en esta lista. Y es que, los invitados, de acuerdo con el protocolo no pueden tomarse autorretratos con la reina Isabel II ni con ningún miembro de la familia real durante la ceremonia, principalmente, porque esto significa una falta de respeto ya que la persona le da la espalda a la realeza.

 

La familia real y el equipo de comunicaciones son muy celosos con las fotografías que se difunden. Ellos controlan esa parte también como un tema de protocolo.

 

Al terminar la ceremonia, la reina se dirige a los presentes para saludarlos. Un detalle de la regla es que nadie debe adelantarse al saludo de la soberana. Ella es quien decide a quién saludar y a quién no. Además, dependerá del ánimo con que se encuentre.

 

Y sobre Meghan, la ex actriz no podrá usar redes sociales. Su imagen se difundirá en las redes sociales mediante una cuenta que maneje el palacio real, pues luego de casados es que se les asigna el título que ostentarán y donde vivirán. Y una vez allí, representan el castillo o lugar elegido.

 

La boda será mañana y con una mayor comprensión de sus protocolos.