SANTO DOMINGO, República Dominicana. Los Familiares de una mujer y tres niños asesinados en febrero en el sector Enriquillo del Distrito Nacional pidieron hoy que contra Víctor Alexander Portorreal (El Chamán), confeso autor del crimen, caiga todo el peso de la ley.

 

Portorreal fue trasladado este martes desde la cárcel de San Pedro de Macorís al Cuarto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional donde se le ratificó el año de prisión preventiva, como medida de coerción en el proceso de la revisión obligatoria de la medida.

 

La fiscal Yeni Berenice Reynoso asumió como litigante en el caso, pero no quiso dar declaración a la prensa.

 

La abogada Fresa Cruz, quien representa a las víctimas, dijo que están a la espera de unos estudios que se hicieron a varias muestras de sangres encontradas en la escena del crimen y determinar si Portorreal actuó sólo o tuvo cómplices.

 

Según las informaciones de la Policía Nacional y de la Fiscalía, Víctor Alexander Portorreal mató a su esposa Reyna Isabel Encarnación Morales y a las hijas de ésta, Daniela Bodden Encarnación, de 10 años, y Ángela Bodden Encarnación, de seis. Luego de dormir con los cadáveres, un día después mató a su hijastro Rahamín Bodden Encarnación.

 

Permaneció solo en audiencia

Igual que en ocasiones anteriores, Portorreal estuvo solo durante la audiencia. El imputado, quien tiene 30 años de edad, tampoco ofreció declaraciones a la prensa. A su entrada y salida del tribunal se mantuvo callado y calmado.

 

Piden modificar Código Penal

La señora Brígida Morales, madre de Reyna Isabel Encarnación, consideró que se debe modificar el Código Penal Dominicano para que en casos como este se le impongan más de treinta años al victimario. El actual código contempla la pena máxima de 30 años.

 

Será el 9 de julio volverá a ser llevado a los tribunales para la segunda revisión obligatoria del año de prisión preventiva que se le dictó.