SAN FRANCISCO, Estados Unidos. Una cosa es clara luego de tres juegos de la final de la poderosa Conferencia del Oeste entre los Warriors de Golden State, que han ganado dos de los pasados tres campeonatos, y los Rockets de Houston, que tuvieron la mayor cantidad de victorias en la NBA esta temporada con 65.

 

Si alguno de los equipos no está enchufado, podría recibir una paliza.

 

Los Rockets se encontraron en el lado equivocado de esa ecuación en una derrota por 126-85 en el Juego 3, que fue la más aplastante de su historia en la postemporada y la victoria más amplia para los Warriors, que tomaron ventaja de 2-1 en la serie.

 

Ahora la gran pregunta de cara al Juego 4 el martes por la noche es qué equipo tiene la ventaja si ambos juegan bien.

 

“Esperaba eso ayer, que iba a ser ese tipo de juego”, dijo el entrenador de los Rockets, Mike D’Antoni. “No tuvimos nuestro mejor juego. Pero estoy esperando lo mejor. Espero que juguemos muy bien y ellos mal. Nunca se sabe”.

 

Con algo de astucia, D’Antoni dijo que la presión en el Juego 4 está directamente en los hombros de Golden State, a pesar del hecho de que Houston está abajo en la serie. Espera que eso ayude a sus jugadores a mantenerse sueltos y jugar con más ritmo.

 

“Siempre deberíamos tener una actitud agresiva”, dijo el estelar escolta James Harden. “Pero aún más importante, mañana. Ellos van a tratar de tomar una ventaja de 3-1 para ir de visita. Empatemos esto para ir a nuestra casa”.

 

El entrenador de los Warriors, Steve Kerr, dijo que acoge la presión, al saber que su equipo ha mostrado una tendencia a perder la concentración cuando no hay mucho en juego. Eso pudo haber contribuido a que Golden State saliera desafinado en una derrota por 127-105 en el Juego 2, luego de ganar el primer duelo de la serie por 13 puntos.

 

El estelar Kevin Durant tiene otra teoría del porqué ha habido tantos juegos disparejos en esta postemporada. Este mes sólo un juego en los playoffs de la Conferencia del Oeste se decidió por menos de ocho puntos y no ha habido un solo encuentro en ninguna de las dos conferencias decididos por un solo dígito desde el 9 de mayo, de cara a la acción del lunes por la noche.

 

“Los triples son una parte muy importante del juego ahora, que esto podría pasar fácilmente de seis a 16 ó 17 (puntos de diferencia) en cuestión de segundos en el juego”, dijo Durant. “Así que no diría que… los juegos no son buenos. Es sólo el hecho de que el estilo de juego hace que los equipos se alejen un poco más rápido”.