SANTO DOMINGO, República Dominicana. La presencia en el activismo político de los expresidentes Leonel Fernández e Hipólito Mejía es un elemento que polariza el cuadro de aspiraciones a la candidatura presidencial del gobernante Partido de la Liberación Dominicana y del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM).

 

Desde ya hay tres aspirantes a la nominación presidencial peledeísta, y se espera un cuarto con la incursión del ministro de Educación, Andrés Navarro, que se han colocado de frente a Fernández, cuyo equipo político ya anunció su lanzamiento formal para el próximo 26 de agosto en el estadio olímpico.

 

Fernández y Mejía tienen a su favor, frente a los demás aspirantes, el haber pasado por la jefatura del Estado, donde se hacen muchos favores políticos mediante nombramientos.

 

Otro punto que les da ventaja es el de que no tienen que darse a conocer mucho, pues ya son figuras conocidas por la mayoría del electorado, por ser varias veces candidatos.

 

Sectores políticos coinciden en atribuir a una estrategia de posicionamiento político y mediático del expresidente Mejía, los ataques lanzados recientemente contra Fernández, a quien calificó como un “muerto político” y prometió revelar cosas sobre el político que fue su adversario en las elecciones de 2004.

 

Polemizar para opacar a otros

Aunque es temprano para medir y hacer vaticinios por lo disperso e indefinido que está el panorama político para las elecciones del 2020, los expresidentes Leonel Fernández e Hipólito Mejía podrían robarse la atención de los expectadores políticos si se establece una polémica entre ambos, por la condición de exmandatarios y asiduos rivales.