DAJABÓN, República Dominicana. El Ministerio de Defensa de la República Dominicana mantiene acuartelados a los soldados que prestan servicios en toda la franja fronteriza que comunica con Haití, ante la crítica situación que se vive en la vecina nación.

 

El propio ministro de Defensa, teniente general Rubén Paulino Sem, confirmó la noticia al tiempo de informar sobre el reforzamiento de la vigilancia en todas las zonas fronterizas, entiéndase las provincias Jimaní, Elías Piña y Dajabón.

 

En tanto, efectivos militares detuvieron un autobús en el chequeo de Jicomé, donde un transportista privado intentó ingresar de manera ilegal a nueve ciudadanos haitianos y dos menores de edad.

 

El coronel José Manuel Durán Infante, encargado del Cuarto Regimiento de las Fuerzas Armadas con asiento en Valverde, informó que el operativo se realizó de manera conjunta con oficiales del Cesfront.

 

Mercado

De otro lado, este lunes se celebró con normalidad el intercambio comercial entre ciudadanos haitianos y dominicanos en Dajabón, a pesar de que se mantienen los disturbios en Haití.

 

Comerciantes consultados declararon que la afluencia de compradores del vecino país fue inferior a otras ferias,

 

Algunos ciudadanos haitianos declararon que muchas familias residentes en Cabo Haitiano y otras comunidades del noroeste de su nación, se vieron imposibilitados de llegar al mercado de esta comunidad.

 

En cuanto a los productos que en otras ocasiones los inspectores y agentes policiales haitianos destruían a sus paisanos, ayer no ocurrió esa situación.

 

Entre los productos que pasaron por el puente fronterizo de aquí están los de la industria nacional dominicana, como pastas alimenticias, aceite comestible, pollos vivos y procesados, huevos, berenjenas, repollos, plátanos, guineos, lechuga y zanahoria.

 

Asimismo, muchos ciudadanos haitianos transportaron electrodomésticos sin contratiempos.

 

Los intercambios comerciales se realizan los lunes y viernes de cada semana.

 

Se estima en varios millones de pesos las inversiones que realizan los comerciantes de ambos pueblos, así como los compradores.