SANTO DOMINGO, República Dominicana. Juan Mercado Sosa había trabajado como cazatalentos desde 1997 para los Mets, Gigantes y Cardenales y su fama como “ojo de águila” era tan conocida que en noviembre de 2011 recibió una oferta que aceptó para unirse a los Pittsburgh Pirates como jefe de scouts, con un “Contrato Uniforme de Empleado de la Major League Baseball”.

 

Pero el 31 de enero pasado, seis años y cuatro meses después, cuando el equipo lo despidió descubrió que su “empleador” era otra empresa y que sus prestaciones laborales solo llegaban al 40% de lo que establece el Código del Trabajo de la República Dominicana. En lugar de US$125,000 le ofrecían US$49,500.

 

De inmediato, Mercado (corresponsable de firmas como José Reyes, Nelson Cruz, Jeurys Familia y Carlos Martínez) y otros tres escuchas despedidos por el club contrataron una oficina de abogados que investigó y luego interpuso una demanda de cobro de prestaciones laborales por la causa de desahucio insuficiente y reparación de daños y perjuicios, el 18 de marzo.

 

El caso está apoderado por la Primera Sala del Juzgado de Trabajo de la Provincia Santo Domingo, cuya próxima audiencia está fijada para el 6 de septiembre para conocer el fondo del proceso. Además de Mercado, demandan los ex escuchas del club César Augusto Saba Roche, Cristian Valdez Díaz y Yeferson Mercado Pérez.

 

De acuerdo a la demanda, a la cual tuvo acceso DL, es contra los Pittsburgh Pirates, Fundación Dominicana Pirates Inc., y la compañía MMA & Asociados, “los cuales a nuestro entender y según las pruebas que tenemos en nuestro poder, conforman un conjunto económico y a su vez el engranaje para la evasión del pago de las prestaciones laborales”.

 

“Se pudo determinar que real y ciertamente la empleadora lo es el equipo de Grandes Ligas Pittsbugh Pirates, quien se camuflaja bajo una entidad sin fines de lucro llamada Fundación Dominican Pirates RNC 430008281, simulando que los empleados realizan sus funciones para dicha entidad, lo cual no se corresponde con la realidad como busca talento, ni con lo establecido en el contrato firmado con la organización”, dice la demanda.

 

Entre el legajo de argumentos de los abogados demadantes están los carnets emitidos por el equipo y los recibidos de pagos.

 

“Los Piratas es una organización muy buena, el problema son la gente que manejan las cosas que quieren hacerse los graciosos y abogados de ellos que lo que hacen es que mal aconsejan, les cobran a los Piratas por tener casos abiertos. Abusan de la buena fe de los Piratas”, dijo Mercado a DL.

 

Los pagos de la Tesorería de la Seguridad Social, seguro médico de los empleados son pagados a través de la Fundación “para justificar que son empleados de esta y no de ellos (el club) obviando que el empleador es quien contrata”, dice la demanda.

 

El equipo también está demandado por US$10 millones por irregularidades con el contrato y despido del el ex jugador Rudy Guzmán, reclutado por René Gayo, ejecutivo que fue despedido en noviembre pasado.

 

MLB se defiende

El pasado 14 de junio, Jorge Pérez-Díaz, vicepresidente de la MLB, envió una carta al domicilio de Saba Roche en Sabana Palenque, San Cristóbal, donde le informa que la Fundación Dominican Pirates presentó una demanda arbitral en su contra ante la oficina del Comisionado basado en artículo XII del Contrato de Uniforme Empleado que según la entidad el cazatalentos firmó.

 

Este artículo del contrato, en su acápite B, establece que cualquier disputa entre el empleado y el club solo se podrá debatir en un fórum establecido por el Comisionado de la MLB y descarta que vaya a cualquier corte federal o estatal.