MONTEVIDEO. Los cuentos del uruguayo Mario Benedetti se visten de diversos acentos iberoamericanos en un homenaje virtual que, en el año del centenario de su nacimiento (1920-2009), lo recuerda como un autor “universal” con una prosa diáfana y cargada de humor.  

Las voces de doce referentes de la cultura de Argentina, Chile, España y Uruguay dan vida a los relatos del autor de “La Tregua” en un homenaje virtual, cuya iniciativa surgió de un diálogo entre la presidenta de la Fundación Mario Benedetti, Hortensia Campanella, y el gestor cultural José Miguel Onaindia, quien desarrolló la idea.  

En entrevista con Efe, el que fuera director del Instituto Nacional de Artes Escénicas de Uruguay y hoy director artístico de los auditorios del Sodre resalta que la idea fue convocar a artistas de países donde la literatura de Benedetti es “muy conocida” y el autor ha sido incluso “apropiado” como personaje y figura literaria.  

Para Onaindia, el tinte especial está en oírlos con los acentos de intérpretes como Isabel Ordaz (España), Alfonso Tort (Uruguay), Andrea Bonelli (Argentina) o Delfina Guzmán (Chile) y del bailarín español Igor Yebra, director del Ballet Nacional del Sodre, entre otras figuras.  

“Lo que a mí me parece que es muy interesante es poder oír estas historias con los distintos acentos (…), eso nos da un abanico de lo que fue y de la universalidad que tiene su literatura sobre todo en el espacio iberoamericano”, resalta.  

A la hora de elegir las obras para el homenaje, Onaindia señala que los cuentos fueron la opción ideal, ya que en ellos abundan el sentido del humor y el elemento sorpresa, y fue un acto que “retrotrae a la infancia”.  

Para el argentino, el autor expresa en relatos como “Acaso irreparable”, “El hombre que aprendió a ladrar”, “Los pocillos” o “Corazonada”, el “acercamiento a los sentimientos y la condición humana” que caracteriza su “voz singular”.  

“Él es un escritor muy directo que no hace grandes artilugios literarios en cuanto al estilo y, entonces, tiene una prosa en el ámbito de los relatos muy diáfana, muy comprensible y al mismo tiempo una gran profundidad para captar los sentimientos y los problemas humanos”, recalca.  

Si bien Benedetti escribió varios volúmenes de cuentos, entre ellos “Montevideanos” y “La muerte y otras sorpresas”, Onaindia señala que se seleccionaron los que resaltaban más para recitar.   “Elegimos aquellos que nos parecía que daban una paleta más amplia de los registros por los cuales él transita (…), cuentos de no mucha extensión que le permitieran a los actores poder sostener con una cámara fija y su voz el interés”, apunta.  

Mario, el universal  

Como señala la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, comprometido con sus “próximos prójimos” y con la propia literatura, a la que entregó más de 80 libros traducidos a más de 25 lenguas, Mario Benedetti es uno de los referentes indiscutibles de la cultura contemporánea en español.  

En ese sentido, para Onaindia, tanto en la figura como en las obras de Benedetti, desde los cuentos y los poemas hasta la célebre novela “La Tregua”, se encuentra “una universalidad que trasciende no solamente el espacio geográfico sino también el tiempo”.  


“Son textos que muchos tienen más de 50 años y, sin embargo, generan el interés de generaciones de creadores y de lectores que han nacido muchísimos años después”, sostiene.  

Pese a que Benedetti no fue parte del denominado “boom latinoamericano” -que incluyó a autores como Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa-, para Onaindia concita interés “en todos los continentes” y es reconocido como “un personaje muy querido” por sus diversos exilios en América y Europa, donde colaboró con numerosos artistas.  

“Fue muy generoso en alianzas que otros escritores no hacen, en sus alianzas musicales. Sus poemas convertidos en canciones fueron canciones que cantaron varias generaciones y que se siguen cantando, sus relatos, tanto los cuentos como ‘La Tregua’, fueron llevados al cine o a la televisión.

Todo eso le dio una enorme popularidad”, subraya.   Pese a que la pandemia de la COVID-19 obligó a cancelar algunos homenajes previstos para 2020 en todo el mundo, Onaindia estima que la fiesta va a continuar.  

Si bien dice que se hizo “un gran paréntesis”, el gestor adelanta que cuando se levanten las medidas sanitarias que impiden las grandes concentraciones de público tendrán lugar varias actividades, entre las que destaca la versión que Yebra hará de “La Tregua” para el Ballet Nacional del Sodre, prevista para septiembre, mes en que se cumple un siglo del nacimiento de Benedetti.
Por Alejandro Prieto