Christian Oviedo
christianoviedo9@gmail.com

Siguen en aumento las voces de economistas y entendidos en la materia de que el Gobierno debe extender los planes de ayuda Fase I, Fase II, Pa Ti y Quédate en Casa, entre otros, más allá del mes de diciembre, luego de los efectos negativos de la pandemia del coronavirus sobre la economía nacional.

Sostienen que detener bruscamente estos planes podría provocar más problemas que beneficios, porque miles de dominicanos más perderían sus empleos, debido a que muchos de los negocios que sobreviven por los subsidios gubernamentales, tendrían que cerrar definitivamente.

Sabemos que para el Gobierno es difícil mantener los subsidios que le cuestan entre más de 12 mil y 18 mil millones de pesos mensuales, pero es lo que hacen todos los países del mundo. Prefieren endeudarse a provocar una situación que termine en protestas de la población.

Es momento de escuchar a todos los sectores de la vida nacional, dejando de lado las banderías políticas, con el único propósito de poner por delante el interés nacional.

Es preferible endeudarse un poco más y que el desmonte de los programas de ayuda se haga de manera gradual, a que el pueblo proteste en las calles por falta de comida.