SCOTTSDALE, Arizona. Yasmany Tomás realizó sus últimos swings del día, guardó su bate en un bolso con su número 24 y enfiló hacia el camerino. De camino, una docena de fanáticos esperaban al otro lado de una reja. Gritaban el nombre del toletero cubano,