BARCELONA. El presidente catalán, Carles Puigdemont, descartó este jueves convocar elecciones y frenar sus planes de independencia, lo que acerca una toma de control regional por parte del gobierno central, con el riesgo de fuertes protestas en Cataluña. En una jornada de montaña rusa