Liberia.- Un maestro se llevó a su hija enferma de la capital liberiana a una pequeña localidad de 300 personas. Pronto murió, junto con toda su familia, y ahora están todos enterrados en el bosque cercano junto a cada vez más vecinos. La comunidad