WILMINGTON, Carolina del Norte. Las bandas exteriores de viento y lluvia del huracán Florence comenzaron a azotar el jueves las costas de las Carolinas, doblando árboles y arrojando agua marina a las calles de las islas de Carolina del Norte, mientras la enorme tormenta