Antes de su fallecimiento en junio 2009 a causa de una intoxicación de propofol, el cantante Michael Jackson habría pagado millones de dólares a varios científicos europeos punteros en el campo de la investigación genética para que clonaran su ADN con el objetivo de