SAN JOSÉ, Costa Rica. Los costarricenses comenzaron a votar este domingo para escoger al presidente que los gobernará los próximos cuatro años, en unos comicios marcados por un impacto religioso provocado por un debate sobre el matrimonio homosexual.   Las más de 6.000 mesas