MÉXICO. Latinoamérica se fue temprano de Rusia-2018 con la cabeza gacha. Grandes estrellas como Lionel Messi o Neymar y sus selecciones, que amenazaban con llevarse el reinado, están ya de vacaciones. La región verá a distancia cómo una selección europea levantará la Copa Mundial