SAN JUAN, Puerto Rico. Los cables gigantes y envejecidos que sostienen uno de los radiotelescopios más grandes del mundo se están venciendo lentamente y está llevando a este observatorio de Puerto Rico famoso por su papel en descubrimientos astronómicos al borde del colapso. El